Colegio Montserrat - Orcasitas (Madrid)

Retratando el barrio

Tallers Documentals

Hemos retratado nuestro barrio, Orcasitas, por nuestra cuenta y con la ayuda de Jonás. Os dejamos algunas fotos y un resumen de lo que hemos aprendido durante el recorrido que hicimos todos juntos por el barrio:

Al dar una vuelta por el barrio para que Jonás conociera los lugares de las fotos que habíamos hecho antes de la primera sesión, nos ha dado algunos consejos para que los retratos de espacios a partir de ahora nos salgan mejor. Incluso antes de mirar a través del objetivo de la cámara, hay que mirar con nuestros ojos e imaginarnos la foto que queremos tomar. A partir de ahora, nos fijaremos desde qué punto de vista vamos a sacar la foto y dónde está el punto principal de corte. Y al encuadrar, decidiremos también si la hacemos en vertical o en horizontal, adoptando la posición “de trípode” para que no se nos mueva la cámara. Cuando enfoquemos, para lo que se encuentre más cerca hablaremos de primer término; lo que viene a continuación, segundo término y, por último, lo que se encuentre más alejado, tercer término.  Cuando hagamos una foto en la que se mira de arriba hacia abajo, diremos que es un picado o una “vista de pájaro” (como nos gusta llamarla). Si es al revés, un contrapicado. Con Jonás hemos recordado diferentes tipos de plano –general, americano, medio, primer plano, plano de detalle- del más abierto al más cerrado, cada uno de los cuales puede abrirse o cerrarse a su vez. Asimismo, hemos aprendido que la profundidad de campo, con un punto de fuga lejano, trazando una diagonal al encuadrar, da más juego a la hora de componer una imagen.

Además, hemos descubierto las mejores horas o momentos del día para sacar una fotografía porque, dependiendo de la hora elegida, va a salir de una forma u otra.  La importancia del momento del día en que saquemos una foto tiene que ver con el tipo de luz natural que haya: una luz del sol dura, desagradable, excesiva, aplana y quita información; una luz suave es buena porque da más matices, como la de los días nublados, un poco lluviosos. ¡Muy importante!: no hay que hacer fotos con flash porque falsea la luz que hay en ese momento. Jonás nos ha recomendado también que equilibremos las luces porque algunas fotos nos han salido quemadas, por sobreexponerlas. Pero lo que más nos ha fascinado de la luz en el cine es “la hora bruja” o “la hora mágica”: esta expresión se refiere a los cinco minutos de luz privilegiada al atardecer y al anochecer, muy suave. Parece que la luz del sol se fuese apagando y comienzan a encenderse las farolas, coincidiendo por unos instantes con la luz artificial.

Seguramente, lo más importante que hemos aprendido al recorrer el barrio e ir haciendo fotos a lugares, que antes no significaban nada para nosotros, es que ahora tienen una historia.